miércoles, 31 de diciembre de 2008

¿SABÍAN DEL CONTENIDO DE LA CIRCULAR 41/1997?

¿Sabían que el único problema que tenemos los Enfermeros españoles es el actual Presidente del Consejo General de Colegios Provinciales de la Profesión Enfermero?.
Se lo vamos a demostrar, particularmente a esos Presidentes Provinciales que votan sí a todas las propuestas que les hace el inquilino de la autoalquilada" sede de cuál es, de verdad, lo que esa persona siente hacia la Profesión Enfermero.
La historia es la siguiente: en el Consejo General, en uno de esos momentos lúcidos de la Organización, se dedició "montar" un Departamento socio-profesional, y comenzamos a elaborar modelos de demandas para todo tipo de "problemas" que se planteaban por los Colegios Provinciales, así como respuesta a las consultas que se nos remitían desde esos Colegios Provinciales. Uno de aquellos asuntos que tratamos fue el referido a las "actividades" de la Profesión; en concreto, se nos preguntaba si un Enfermero podía realizar determinada cura sobre unos dedos de los miembros inferiores. Efectivamente, realizamos nuestro informe en sentido afirmativo, razonando que sí era posible realizar esas curas, y que no se invadía campo de actuación de otro, en clara referencia a la Podología.
La sorpresa y verdadero sentimiento del actual Presidente del Consejo hacia la Podología y EN CONTRA DE LA PROFESIÓN ENFERMERO no se dejó esperar: inmediatamente remitió a todos los Colegios Provinciales la siguiente CIRCULAR 41/97, de 16 de Octubre de 1997, SOBRE consultas planteadas por diversos Colegios sobre competencias del A.T.S./D.U.E. en materia de PODOLOGÍA, lo que vino a desbaratar el contenido de nuestro informe.
El texto de la Circular es el siguiente: NINGÚN A.T.S. NI PRACTICANTE NI DIPLOMADO EN ENFERMERÍA PUEDE EJERCER EN LA ACTUALIDAD COMO PODÓLOGO, SI NO HA OBTENIDO EL CORRESPONDIENTE DIPLOMA, YA SEA POR HABER REALIZADO LOS CURSOS DE LA ESPECIALIDAD EN ALGUNA ESCUELA DE PODOLOGÍA DE LAS CREADAS POR EL DECRETO 727/62, DE ACUERDO CON LAS NORMAS DE SUS ARTÍCULOS 2º, 3º Y 5º Y LAS DEL REGLAMENTO DE LAS ESCUELAS DE PODOLOGÍA, APROBADO POR ORDEN MINISTERIAL DE 22 DE NOVIEMBRE DE 1963; O POR CONVALIDACIÓN, AL AMPARTO DE LOS ARTÍCULOS 7º Y 8º DEL REFERIDO DECRETO 727/62, LO CUAL PODRÍA HABER TENIDO LUGAR DESPUESÉS DEL 23 DE SEPTIEMBRE DE 1973; O POR REALIZAR LOS ESTUDIOS UNIVERSITARIOS DE PODOLOGÍA, OBTENIENDO EL TÍTULO DE DIPLOMADO EN PODOLOGÍA, CREADO POR REAL DECRETO Nº 649/1988, DE 24 DE JUNIO. SEGÚN NUESTRO ORDENAMIENTO JURÍDICO, LA ATRIBUCIÓN PÚBLICA DE "CUALIDAD PROFESIONAL AMPARADO POR UN TÍTULO ACADÉMICO" QUE NO SE POSEE CONSTITUYE FALTA PENAL, EN APLICACIÓN DEL ARTÍCULO 637 DEL VIGENTE CÓDIGO PENAL; Y EL EJERCICIO DE "ACTOS PROPIOS DE UNA PROFESIÓN SIN POSEER EL CORRESPONDIENTE TÍTULO ACADÉMICO" ES CONSTITUTIVO DE DELITO, EN VIRTUD DEL ARTÍCULO 403 DEL MISMO CUERPO LEGAL. COMO CONSECUENCIA DE LO ANTERIOR Y DE LA MISMA EXISTENCIA DE UNA TITULACIÓN ACADÉMICA OFICIAL, HABILITANTE PARA EL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN DE PODÓLOGO, DEBE PRESCINDIRSE DE CUALQUIER ACTIVIDAD PUBLICITARIA EN LA QUE SE UTILICE EL TÉRMINO "PODOLOGÍA" U OTROS TÉRMINOS CON IDÉNTICA RAÍZ SEMÁNTICA, TANTO PARA LA REALIZACIÓN DE ACTIVIDADES FORMATIVAS COMO PROFESIONAL, CUANDO DICHAS ACTIVIDADES SEAN REALIZADAS EXCLUSIVAMENTE POR PRACTICANTES, A.T.S. Y DIPLOMADOS UNIVERSITARIOS EN ENFERMERÍA. POR ÚLTIMO, SE RECUERDA QUE EL DECRETO 2319/60, DE 17 DE NOVIEMBRE, SOBRE COMPETENCIA PROFESIONAL, ESTABLECE EN SU ARTÍCULO 1º, PARA LA PROFESIÓN DE ENFERMERÍA, QUE SE PODRÁN EJERCER LAS FUNCIONES QUE LE SON INHERENTES A ESTA PROFESIÓN, SIEMPRE QUE LA ACTUACIÓN SE REALICE "BAJO LA DIRECCIÓN O INDICACIÓN DE UN MÉDICO". LO QUE LE COMUNICA PARA SU CONOCIMIENTO Y EFECTOS OPORTUNOS".
¡Oye!, ¡pero qué dominio de la legislación!. Nos lo tomamos a broma, por no llorar.
Pero lo que más nos llamó la atención de aquella Circular es que la redactó en singular esa persona; terminaba así: "LO QUE LE COMUNICO ..." (YO, el emperador), cuando la misma nace de un órgano colegiado; es más, la firma el mismísimo Secretario General (en funciones) con el visto bueno de la Presidencia. En cuanto al autor del contenido de la Circular, no cabe duda que no ha sido elaborada por esa persona que firma como Secretario General, puesto que, entre otras cosas, de esto no tiene ni pijotera idea. ¡No!, el autor es el mismísimo señor Presidente, que ya nos advirtio que de eso sabía más que nosotros.
Para situar el debate aclaremos algunos términos:
La Circular es de 16 de octubre de 1997, es decir, que hacía 20 años que ya no se expedían títulos de Practicante/ATS; únicamente lo era el título de Diplomado en Enfermería (que no Diplomado universitario en Enfermería; el adjetivo "universitario" fue introducido cuatro años más tarde, con motivo de la Ley orgánica de Universidades del año 2001).
El Decreto que cita es del año 1960; es decir, dirigido a una titulación "NO UNIVERSITARIA", como era la de A.T.S., nacida en el año 1953, para unificar los estudios de Enfermera, Matrona y Practicante (precisamente, ahora se ha vuelto a abrir el plazo para "convalidar", académicamente a aquellos estudios de ATS por el de DUE); luego, aquel Decreto del año 1960 JAMÁS pudo ser aplicable a una Profesión que exige titulación Universitaria, como lo es la ENFERMERA.
En todos los casos, lo que ponemos de manifiesto es la voluntad sentida por el actual Presidente del Consejo General de Colegios de la Profesión Enfermero, voluntad que está presente en cualquiera de sus actos. Y está presente en todos y cada uno de sus actos porque, como recordarán (hace menos de un año), con motivo de la elaboración de ese "bodrio jurídico" de Orden Ministerial sobre "prescripción", el citado proyecto contenía únicamente dos artículos, y el 1º se lo dedicaba a la Podología, y el 2º a la Profesión Enfermera; ¡como debe ser!. ¡Pero si la Podología no forma parte del Sistema Nacional de Salud!.
Aunque sólo fuera por haber dictado aquella Circular, por ese solo motivo, ya debería haber dimitido, y no solo no lo ha hecho, sino que está ahí, precisamente, para que esta Profesión no crezca. Así que EL ENEMIGO NÚMERO UNO DE LA PROFESIÓN ENFERMERO ES, PRECISAMENTE, EL PRESIDENTE DEL CONSEJO GENERAL, QUE LO DEMUESTRA CON SUS ACTOS. ¿O es que alguien cree en lo que dice?. ¡Son los hechos!, ¡sus hechos!, los que lo delatan. ¿PERO CÓMO SE ATREVE ESCRIBIR SEMEJANTE SANDEZ?.
¡Ah!, por cierto, ¿a qué espera para derogarla?. No obstante, ¡tranquilos!, esa "circular", frente al contenido del artículo 7º.2,a) de la Ley de Ordenación de las Profesiones, nada tiene que hacer.
Después de ésto, viendo que el tema se le escapaba, se inventó lo de "Enfermería facultativa", quizá porque "cayó del caballo", como el Santo Apostol, sólo que lo hizo para salir del desaguisado. Porque, ¿qué sentido tiene dictar aquella Circular diciendo que no se podía realizar nada si no nos lo había ordenado un médico, para, a renglón seguido, decirnos que somos "facutlativo"; ¡pero si él no sabe qué significa facultativo!.
Expuesto lo anterior, vamos a intentar aclararle al señor Secretario General en funciones (para que no vuelva a dejarse utilizar), que es el mismo que ocupa el cargo actualmente -aunque lo es por libre designación del Presidente- y también al señor Presidente del Consejo General (que es el verdadero autor) una serie de conceptos, para que (a pesar del ardor que pueda ponerle al asunto, ¡de cara a la galería!) no vuelva a "meter la patita", y antes de escribir esas "payasada" consulten al bufete jurídico, que, económicamente, está bastante bien dotado.
Después de los planes de estudio para los títulos de A.T.S., que se regularon por Decreto en el año 1962, y con el rango académico de formación profesional (artículo 14 del citado Decreto), se crearon las Escuelas Universitarias de Enfermería por Real Decreto en el año 1.977 (RD 2128/1977). Y fue en este Real Decreto de creación de las Escuelas -esclusivamente para los estudios de Enfermería- donde se dice que los Practicantes y ATS tendrán las mismas competencias Profesionales que los Diplomados en Enfermería; ¡justo al revés de como lo escribe él en la Circular del año 1997!.
Luego, lo importante será saber cuáles son las competencias profesionales de los Enfermeros, que pueden ser realizadas por los Practicantes y ATS, ya que aquel RD vino a "homologar" a aquellos titulados con los nuevos. Y, precisamente, esas competencias profesionales, la de los Enfermeros, serían las "protegidas" por el Código Penal del año 1995; las actividades de aquellos Practicantes, ATS y, en su caso, las "especialidades" nacidas al amparo de aquellos títulos, estaría "protegidas" en el extinto Código Penal de 1973, pero solo lo hubieran sido por no estar inscrito en el correspondiente Colegio Profesional.
Otro dato significativo: el contenido de los Planes de estudio vigente no son otros que los establecidos en la Directiva Europea del año 1977; ¡qué casualidad!, que nada tienen que ver con los previstos en una Orden del año 1902, que eran los aplicables a los estudios de Practicante. El contenido de aquella Directiva Europea está descrito en la Orden Ministerial de 31 de octubre de 1.977, la cual, precisamente, se encargó de "arruinar" el actual Presidente, aceptando el contenido del Plan de estudio previsto en un Decreto de 1990, ¡que no impugnó nunca!.
Otro dato: precisamente, es la Ley de Colegios Profesionales del año 1974 quien atribuyó a los Colegios Profesionales como fines esenciales la ORDENACIÓN DEL EJERCICIO DE LA PROFESIÓN, competencias que es, precisamente, la única que no cumple el Presidente del Consejo General; y que no lo hace porque detrás -en su fuero interno- está esa otra Profesión, que es la suya: la Podología: desde allí se ha diplomado, licenciado y doctorado.
Luego, lo único que tenemos pendiente es la ordenación del ejercicio de la Profesión, que se infiere -no regula- del contenido de los Planes de estudio; título académico (artículo 149.1,30ª, de la Constitución) y Profesión (artículo 36, CE) que son dos realidades jurídicas diferentes, aunque indisolublemente unidas. Los títulos se regulan con base en ese artículo 149.1,30ª de la Constitución; el ejercicio de las actividades profesionales tiene su amparo en el artículo 36 del Magno Texto.
Pues bien, si ya tenemos reguladas las competencias Profesionales, a partir de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (artículos 6º y 7º), que nos remite al contenido de las Directivas Europeas (artículo 2º), haciendo a esta Profesión de Enfermero responsable de la dirección, planificación, ejecución y evaluación de los cuidados, ¿qué falta para que por el Consejo General se dicten las oportunas instrucciones al respecto?. Ya se lo decimos: VOLUNTAD. Voluntad que no ha tenido, ni tiene ni va a tener nunca: nos seguirá utilizando, como hasta ahora, para sus únicos y exclusivos objetivos.
¡PERO CÓMO SE PUEDE ESCRIBIR DESDE EL CONSEJO GENERAL QUE NO PODEMOS HACER NADA QUE NO SEA "BAJO LA DIRECCIÓN O INDICACIÓN DE UN MÉDICO"!, cuando aquel Decreto de 1960 dejó de estar en vigor para la nueva Profesión, cuyas competencias profesionales, en todo caso, se inferian de los contenidos del Plan de estudio de aquella Orden de Octubre de 1977.